Cuidamos de tu saludgeneración tras generación. Primera botica en Vilassar de Dalt desde 1680

EL PARKINSON: Qué es, causas y tratamientos

 

El Parkinson es un trastorno degenerativo del sistema nervioso central. Pertenece a un grupo de afecciones conocidas como trastornos del movimiento, y afecta, principalmente, a la muerte progresiva de las neuronas de una parte del cerebro, debido a una marcada disminución de la disponibilidad cerebral de la dopamina. Esta enfermedad acostumbra a presentarse a partir de los 60 años y va aumentando progresivamente hasta los 80 años. Aún así, existen casos de edad más joven, entre un 5-10% de los pacientes tienen menos de 40 años, incluso hay algunos casos de edad juvenil.

Se desconoce la causa exacta de la enfermedad de Parkinson, aunque algunos casos son hereditarios y se pueden deber a mutaciones genéticas específicas. Sin embargo, la mayoría de los casos son esporádicos, lo cual quiere decir que la enfermedad generalmente no es hereditaria. Se cree que la enfermedad de Parkinson probablemente es el resultado de una combinación de susceptibilidad genética y exposición a uno o más factores ambientales desconocidos que desencadenan la enfermedad.

¿Cómo actúa?
A medida que las células nerviosas (neuronas) en partes del cerebro se deterioran o mueren, se puede empezar a notar problemas con el movimiento, temblores, rigidez en las extremidades o en el tronco, o problemas de equilibrio. Al volverse estos síntomas más pronunciados, las personas pueden tener dificultad para andar, hablar o completar otras tareas sencillas.

Los cuatro principales síntomas de la enfermedad de Parkinson son:

– Temblor. El temblor asociado con la enfermedad tiene una apariencia muy característica. Puede involucrar el pulgar y el índice. A menudo, el temblor empieza en una mano, aunque a veces se afecta primero un pie o la mandíbula. Es más obvio cuando la mano está en reposo o cuando la persona está bajo estrés. El temblor generalmente desaparece durante el sueño o mejora con el movimiento intencional. En general, es el primer síntoma que hace que las personas pidan atención médica.

– Rigidez. La rigidez, o resistencia al movimiento, afecta a la mayoría de las personas con enfermedad de Parkinson. Los músculos permanecen constantemente tensos y contraídos y la persona siente dolor o se siente agarrotada. La rigidez se vuelve obvia cuando alguien más trata de mover o extender el brazo de la persona.

– Bradicinèsia. Esta disminución del movimiento espontáneo y automático es particularmente frustrante a causa de que puede hacer que las tareas sencillas se vuelvan difíciles. La persona no puede realizar rápidamente movimientos rutinarios. Además, las actividades que antes realizaba de forma rápida y sencilla, como hacerse la higiene personal o vestirse, pueden tomar mucho más tiempo. A menudo hay una disminución del rango de expresiones faciales.

– Inestabilidad postural. La inestabilidad postural, o deterioro del equilibrio, hace que las personas afectadas caigan con facilidad.

Cómo podemos ayudar?

Actualmente, la enfermedad del Parkinson no tiene cura, pero si que se puede controlar eficazmente. Existen varios métodos para el tratamiento del Parkinson, como son: Farmacología, las Terapias no farmacológicas, Cirugía y Tratamiento de síntomas no motores.
No obstante, podemos destacar que el ejercicio físico está demostrado que es muy eficaz para el tratamiento de los síntomas motores de la enfermedad de Parkinson, principalmente el equilibrio y la postura. Siempre se tiene que recomendar al paciente hábitos de vida saludables como evitar la obesidad, el alcohol, el tabaco y el control de los factores de riesgo cerebrovasculares.

Para cualquier duda o aclaración, puede consultar con su médico especialista o ponerse en contacto con nosotros.

Responda y consiga un regalo exclusivo

Solo para centros colaboradores con Ortopedia de Dalt

*
*
*
*

Farmacia de Dalt © 2017 . -